Alaior es la tercera población de la Isla de Menorca tanto desde el punto de vista demográfico, como por el volumen económico de su tejido empresarial, pero también por su tradición histórica. Hoy, este municipio es el destino elegido para disfrutar de una verdadera ruta en moto por Menorca.

El casco urbano de Alaior presenta una bella y característica estampa y ofrece un interesante recorrido por su centro histórico, de calles estrechas y rincones de obligada visita. Es un lugar idóneo para recorrer en moto pero es muy recomendable también aparcar nuestro vehículo y disfrutar de un paseo por sus callejuelas. En este paseo podemos visitar el antiguo Claustro de San Diego y su bonito Patio de la Luna, la Iglesia de Santa Eulàlia, las diferentes expersiones arquitectónicas de sus edificios.

También vamos a disfrutar de una interesante muestra del comercio tradicional y de bares y restaurantes muy agradables para disfrutar de un refresco o de las ricas recetas de la cocina menorquina. Es una de las cunas de la artesanía del calzado de la Isla y se pueden encontrar fácilmente las genuinas avarcas menorquinas. Y es también tierra de quesos, del Queso Mahón-Menorca.

Además, Alaior ofrece otros puntos de interés a los que vamos a acceder fácilmente en moto, como el mirador del Monte del Ángel, la ermita de Sant Pere Nou, la Capella de Gràcia (dónde se ubica la oficina de información turística), la Torre d’en Galmés, la Necrópolis de Calescoves o la Basílica Paleocristiana de Son Bou.

Pero además, este municipio de Menorca esconde espacios naturales de interés, como el Barranc del Rellotge, que desemboca en Cala en Porter, y playas tan emblemáticas como Son Bou y Cala en Porter, dos importantes núcleos de ocio en Menorca con una amplia oferta de locales para disfrutar del ocio nocturno, cuyo máximo exponente es sin duda la discoteca de Sa Cova d’en Xoroi, en un imponente acantilado de Cala en Porter.

Tanto el interior como la costa de Alaior ofrecen al visitante grandes posibilidades de ocio y diversión. Los más deportistas tienen a su alcance distintas propuestas de senderismo, cicloturismo y actividades náuticas.