El pueblo de Es Castell, entre Maó y Sant Lluís, es la localidad más oriental de España, el lugar que disfruta cada mañana del primer rayo de sol de todo el país.

El pueblo conserva en sus calles un particular estilo británico en su arquitectura, con muchas de sus viviendas y edificios construidos durante la época del reinado de George III, en el siglo XVIII, por lo que es interesante un recorrido por su casco histórico.

Una ruta para conocer este pueblo próximo al Aeropuerto de Menorca en moto que nos permitirá descubir cómo esta localidad conserva el trazado original de su entramado urbano, cuadriculado y de calles rectas, con una arquitectura georgiana, con su plaza de armas típica de los cuarteles ingleses.

Allí encontramos el Museo Militar, dónde se conserva una amplia muestra de documentos, publicaciones, mapas, pinturas y otros muchos elementos que cuentan diversos episodios de la historia de Menorca. Y frente al Museo, el Ayuntamiento de Es Castell, con su fachada pintada de color rojo.

Es Castell posee además un puerto encantador y es uno de los enclaves de ocio destacados de Menorca.

Calasfonts es la zona portuaria con más ambiente. Disfruta de bares típicos y restaurantes excavados en la roca con agradables terrazas. Y ofrece unas excelentes vistas hacia la entrada del puerto y la Isla de Llatzaret.

Es Castell cuenta además con una cala tranquila, Cala Corb, antiguamente la zona de baño para la gente del pueblo y que ahora, por la noche es también un lugar animado.

También el Moll den Pons era antiguamente una zona para el baño pero ahora, totalmente reformado, es una zona de gran ambiente con una buena oferta de locales con maravillosas vistas a La Mola y al Llatzaret, que por la noche, iluminados ofrecen una estampa muy especial.

Es Castell debe su nombre al Castillo de Sant Felip, construido en 1756, que llegó a ser considerada como la mayor fortaleza de Europa en el siglo XVI.