La playa de Cala’n Porter (Cala en Porter) se encuentra a poca distancia de Alaior y de Mahón. Es una de las calas más emblemáticas de Menorca y, además de ofrecer un entorno costero único, dispone de todos los servicios típicos en una playa turística: socorrista, hamacas y sombrillas, chiringuitos, bares, restaurantes… por lo que es perfecta para familias con niños y todo tipo de público.

Pero además, esta playa es sumamente conocida porque en ella se ubica Sa Cova den Xoroi, el que quizá sea el local de ocio más conocido de Menorca.

El acceso por carretera a Cala en Porter es sencillo. Tomaremos el desvío a la carretera Maó-Cala en Porter en el Aeropuerto de Menorca con la moto de alquiler. Y en apenas 10 minutos estaremos en este recodo del litoral Sur si venimos desde Maó (a 13 kilómetros de Maó) o desde Alaior (11 kms). Y casi una hora si venimos desde Ciutadella en moto, que está a 42 kilómetros de distancia.

Es una de las playas con alta afluencia de bañistas en los meses de verano, pero lo cierto es que merece la pena disfrutarla ya que, además de contar con una arena blanca, fina y suave, los acantilados que protegen la cala de los vientos y las mareas, regalan baños en aguas sumamente calmadas, cálidas y cristalinas.

En uno de esos acantilados está la urbanización Cala en Porter, uno de los núcleos con más animación nocturna de la Isla. Sin duda, ser el enclave de la Cova den Xoroi contribuye a ello ya que esta gruta reconvertida en local de ocio sin perder ni un ápice de sus encantos naturales, es una de las visitas obligadas para todos los visitantes que disfrutan de sus vacaciones en Menorca y también para los residentes.

Sus terrazas a distintos niveles sobre un imponente acantilado hacen de la Cova den Xoroi uno de los lugares estratégicos para contemplar amaneceres, puestas de sol y noches estrelladas sobre el Mediterráneo.

Además, durante todo el verano acoge actuaciones de artistas y DJs de talla internacional y un día a la semana desarrolla la ya tradicional fiesta de la espuma que transforma la cueva y sus estrechos pasillos en una auténtica piscina…